¿Qué cambios implica?

Es un proyecto de ley que no crea nuevas instituciones, sino que permite, iguala y asegura los mismos derechos a todas las personas, sin importar a quién aman. Tampoco se crea un matrimonio de otra categoría, sino que se elimina una discriminación arbitraria.

Para esto se modificará el concepto de matrimonio, definido actualmente como “un contrato solemne por el cual un hombre y una mujer se unen”, a uno en el que “dos personas se unen”.

En el caso de parejas de mujeres que utilicen técnicas de reproducción asistida, la maternidad de una de ellas quedará determinada por el parto, y su pareja podrá reconocer al hijo o hija como tal en el Registro Civil. El orden de los apellidos será de libre elección.

Otro cambio legal es la eliminación de la “conducta homosexual” como causal de divorcio, porque resulta incoherente patologizar una orientación sexual específica en una ley que lucha contra discriminaciones arbitrarias.